Desde el año 2011, y en base al Reglamento (UE)  Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de fecha 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, es obligatorio informar de los componentes e ingredientes alergénicos (alérgenos, o alimentos que producen alergias) que forman parte de cualquier alimento, envasado o sin envasar, manufacturado para su venta directa al consumidor final, en restaurantes, cafeterías, comedores…; e incluso en alimentos vendidos en distancia, como puede ser la comida para llevar, o la entrega en domicilio de alimentos.

Este reglamento entró en vigor el pasado día 13 de diciembre de 2014.

La Normativa Europea.

A continuación citamos algunos párrafos del Reglamento (UE) nº 1169/2011, en los que se basa la obligación de la información de alérgenos en los menús y cartas de bares y restaurantes.

Considerando 1) En el artículo 169 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) se establece que la Unión debe contribuir a lograr un alto nivel de protección de los consumidores mediante las medidas que adopte en virtud de su artículo 114.

Considerando 3) Para lograr un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información, se debe velar por que los consumidores estén debidamente informados respecto a los alimentos que consumen. Las decisiones de los consumidores pueden verse influidas, entre otras cosas, por factores sanitarios, económicos, medioambientales, sociales y éticos.

 Considerando 17) La consideración principal para exigir la obligatoriedad de la información alimentaria debe ser que los consumidores puedan reconocer y hacer un uso adecuado de los alimentos, así como tomar decisiones que se adapten a sus necesidades dietéticas individuales. A tal fin, los operadores del sector alimentario deben facilitar a los discapacitados visuales el acceso a dicha información.

 Considerando 22) Debe elaborarse una lista de toda la información obligatoria que, en principio, debe facilitarse en relación con todos los alimentos destinados al consumidor final y a las colectividades. Dicha lista debe mantener la información que ya se exige conforme a la legislación de la Unión vigente, ya que, en general, es considerada un acervo valioso para la información de los consumidores.

 Considerando 24) Determinados ingredientes u otras sustancias o productos (como los coadyuvantes tecnológicos), cuando se utilizan en la producción de alimentos y siguen estando presentes en el producto acabado, pueden provocar alergias o intolerancias en algunas personas, y algunas de estas alergias o intolerancias representan un riesgo para la salud de las personas afectadas. Es importante que se facilite información sobre la presencia de aditivos alimentarios, coadyuvantes tecnológicos y otras sustancias o productos con efectos alergénicos o de intolerancia demostrados científicamente para que los consumidores, especialmente aquellos que sufran una alergia o intolerancia alimentaria, elijan con conocimiento de causa las opciones que sean seguras para ellos.

 Considerando 27) Para garantizar la información alimentaria, es necesario tener en cuenta todas las formas de suministrar alimentos a los consumidores, como la venta de alimentos mediante técnicas de comunicación a distancia. Si bien es evidente que cualquier alimento suministrado a través de la venta a distancia debe cumplir los mismos requisitos de información que los alimentos vendidos en comercios, es necesario aclarar que, en tales casos, la información alimentaria obligatoria pertinente también debe estar disponible antes de realizar la compra.

 Artículo 44 – 1. En el caso de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, o en el caso de los alimentos envasados en los lugares de venta a petición del comprador o envasados para su venta inmediata:

  1. será obligatoria la indicación de las menciones especificadas en el artículo 9, apartado 1, letra c);

El citado apartado dice lo siguiente:

“Art. 9.1. c) Todo ingrediente o coadyudante tecnológico que figure en el anexo II o derive de una sustancia o producto que figure en dicho anexo que cause alergias o intolerancias y se utilice en la fabricación o la elaboración de un alimento y siga estando presente en el producto acabado, aunque sea en una forma modificada.” (El citado anexo II es una lista de 14 alérgenos, publicados más adelante)

La Normativa Nacional.

En el considerando (48) del Reglamento (UE) nº 1169/2011, se menciona que: “Los Estados miembros deben seguir teniendo derecho, dependiendo de las condiciones y las circunstancias prácticas locales, a establecer normas respecto a la información sobre alimentos no envasados. Si bien en tales casos la demanda de los consumidores de otras informaciones es limitada, se considera que la información sobre los alérgenos potenciales es muy importante. Existen indicios de que la mayoría de los incidentes de alergia alimentaria tienen su origen en alimentos no envasados. Por tanto, siempre debe facilitarse al consumidor la información sobre los alérgenos potenciales.

Por otro lado, es el artículo 44 del citado Reglamento (UE) nº 1169/2011 el que se refiere a las medidas nacionales relativas a los alimentos no envasados, haciendo obligatoria la indicación de las menciones especificadas en el artículo 9, apartado 1, letra c) en el caso de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, o en el caso de los alimentos envasados en los lugares de venta a petición del comprador o envasados para su venta inmediata.

A pesar de que el citado Reglamento (UE) nº 1169/2011 está en vigor desde el día 13 de diciembre de 2012, y su aplicación general es a partir del 13 de diciembre de 2014, en España aún no hay una regulación estatal de dicho reglamento, por lo que las pequeñas y medianas empresas sólo pueden ajustarse a lo que dicta el reglamento publicado.

En España hay un borrador del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que, aun no siendo definitivo, da una idea de por dónde van las ideas de desarrollo del Reglamento (UE) nº 1169/2011.

Borrador del Real Decreto que desarrolla el Reglamento (UE) nº 1169/2011 de 25 de octubre de 2011.

Cómo afecta a las Empresas de Alimentación (Cafeterías, Restaurantes, Bares…)

Alimentación_2El Reglamento (UE) nº 1169/2011 facilita un listado de 14 alérgenos que deben identificarse cuando se utilicen como ingredientes de un plato o un alimento servido en cualquier local cuya actividad sea el servicio de alimentos sin envasar, o envasados en el mismo local, para su venta al consumidor final.

Esta información debe facilitarse al consumidor, y puede hacerse tanto de forma escrita como oral.

Para facilitar la información de forma escrita, debe de estar disponible en el mismo menú o carta facilitado al consumidor, o en un cartel próximo al alimento objeto de esa descripción de ingredientes. Si no se puede incluir toda la información de alérgenos próxima al alimento, se debe de indicar dónde y cómo se puede obtener toda la información.

Para hacerlo de forma oral, debe de hacerse antes de que finalice el acto de la compra y dicha información debe estar recogida de forma escrita o electrónica, de forma que sea fácil su acceso por el personal de la empresa, los consumidores y las autoridades de control que lo soliciten.

Comida para llevar

En el caso de la compra efectuada a distancia, como puede ser la compra efectuada a través de pedido telefónico o web, la información debe de ser facilitada al cliente antes de que se realice la compra, y debe de entregarse de forma escrita a la entrega de la misma.

Los 14 Alérgenos

El Reglamento (UE) nº 1169/201, en su Anexo II, facilita un listado con los 14 alérgenos que deben de ser identificados. A continuación facilitamos esta lista.

  1. Cereales que contengan gluten, a saber: trigo (como espelta y trigo khorasan), centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas y productos derivados, salvo:
    1. jarabes de glucosa a base de trigo, incluida la dextrosa ( 1 );
    2. maltodextrinas a base de trigo ( 1 );
    3. jarabes de glucosa a base de cebada;
    4. cereales utilizados para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola.
  2. Crustáceos y productos a base de crustáceos.
  3. Huevos y productos a base de huevo.
  4. Pescado y productos a base de pescado, salvo:
    1. gelatina de pescado utilizada como soporte de vitaminas o preparados de carotenoides;
    2. gelatina de pescado o ictiocola utilizada como clarificante en la cerveza y el vino.
  5. Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.
  6. Soja y productos a base de soja, salvo:
    1. aceite y grasa de semilla de soja totalmente refinados ( 1 );
    2. tocoferoles naturales mezclados (E306), d-alfa tocoferol natural, acetato de d-alfa tocoferol natural y succinato de d-alfa tocoferol natural derivados de la soja;
    3. fitosteroles y ésteres de fitosterol derivados de aceites vegetales de soja;
    4. ésteres de fitostanol derivados de fitosteroles de aceite de semilla de soja.
  7. Leche y sus derivados (incluida la lactosa), salvo:
    1. lactosuero utilizado para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola;
    2. lactitol.
  8. Frutos de cáscara, es decir: almendras (Amygdalus communis L.), avellanas (Corylus avellana), nueces (Juglans regia), anacardos (Anacardium occidentale), pacanas [Carya illinoensis (Wangenh.) K. Koch], nueces de Brasil (Bertholletia excelsa), alfóncigos (Pistacia vera), nueces macadamia o nueces de Australia (Macadamia ternifolia) y productos derivados, salvo los frutos de cáscara utilizados para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola.
  9. Apio y productos derivados.
  10. Mostaza y productos derivados.
  11. Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo.
  12. Dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de SO 2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.
  13. Altramuces y productos a base de altramuces.
  14. Moluscos y productos a base de moluscos.

 Responsabilidades.

 Con el cambio de la legislación, no se puede contestar a un cliente que se desconocen los alérgenos presentes en los alimentos suministrados. Tampoco está permitido decir de forma genérica que los alimentos “podrían” contener alguno de los alimentos alergénicos.

 Responsabilidades de la empresa.

 Es responsabilidad de la empresa conocer qué ingredientes alergénicos están presentes en los alimentos que vende. Para ello todo el personal de la empresa tiene que estar formado e informado de los ingredientes de cada alimento y debe de conocer la información sobre alérgenos antes de empezar a trabajar.

 Responsabilidades del consumidor.

 Si la empresa indica en un cartel que se facilitará la información sobre alérgenos preguntando al personal, el consumidor tiene la responsabilidad de solicitar la información y pedir más detalles a la persona que le informa.

 Cómo se Informa de forma Práctica

 La empresas pueden elaborar dossiers o folletos para consulta o entrega al consumidor con toda la información requerida sobre los alérgenos.

 Ejemplo:

tabla_alergenos

Fuente: “Información sobre alérgenos en alimentos sin envasar” Guia de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid – Noviembre 2014

Gluten.

La regulación en el caso del gluten es específica. Si se declara que es “sin gluten”, no puede contener más de 20 mg/kg de gluten. Si se declara que es “muy bajo en gluten” no puede superar los 100 mg/kg.

La regulación específica en el caso del gluten entrará en vigor el 20 de julio de 2.016.

A continuación facilitamos una guía para establecimientos del comercio minorista de la alimentación y del sector de la restauración colectiva sobre el nuevo reglamento de información al consumidor, publicada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Enlaces de Interés relacionados:

Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del parlamento europeo y del consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y por el que se modifican los Reglamentos(CE) no 1924/2006 y (CE) no 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan la Directiva 87/250/CEE de la Comisión, la Directiva 90/496/CEE del Consejo, la Directiva 1999/10/CE de la Comisión, la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, las Directivas 2002/67/CE, y 2008/5/CE de la Comisión, y el Reglamento (CE) no 608/2004 de la Comisión

Corrección de errores del Reglamento (UE) n o 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y por el que se modifican los Reglamentos (CE) n o 1924/2006 y (CE) n o 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan la Directiva 87/250/CEE de la Comisión, la Directiva 90/496/CEE del Consejo, la Directiva 1999/10/CE de la Comisión, la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, las Directivas 2002/67/CE, y 2008/5/CE de la Comisión, y el Reglamento (CE) n o 608/2004 de la Comisión

 Reglamento Delegado (UE) No 1155/2013 de la Comisión de 21 de agosto de 2013 por el que se modifica el Reglamento (UE) n o 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, en lo referente a la información sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos

 Reglamento Delegado (UE) No 78/2014 de la Comisión, de 22 de noviembre de 2013, por el que se modifica el Reglamento (UE) n o 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, en lo que se refiere a determinados cereales que causan alergias e intolerancias y alimentos con fitosteroles, ésteres de fitosterol, fitostanoles o ésteres de fitostanol añadidos

 Reglamento de Ejecución (UE) No 828/2014 de la Comisión de 30 de julio de 2014 relativo a los requisitos para la transmisión de información a los consumidores sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos.

Toda la información aquí detallada no debe ser considerada como asesoría, sino como información general; y puede contener errores, no responsabilizándonos de los mismos. La normativa española definitiva no ha sido aprobada ni publicada aún. Para más información sobre este tema aconsejamos que se pongan en contacto con sus asesores y con las administraciones competentes.


En «Garrido Navarro Asesores Jurídicos» disponemos de Abogados, Graduado Social, Expertos en Mercantil, Especialistas en urbanismo y relaciones con las administraciones; y ahora también somos Punto de Atención al Emprendedor.  Consúltanos tus dudas y te ayudaremos a solucionar tus problemas.

www.asesoriagarridonavarro.es y Síguenos en Facebook, en Twitter y en Google+